Lo bueno de ser swinger es que vale todo